Colchones con núcleo Cellmax capaces  de  reaccionar  al  alargamiento  y compresión  con una  tensión  de  rotura  entre  un 140 y un 230%,  cualidad  fundamental  para soportar  el paso del tiempo manteniendo  las  prestaciones  originales.

Esta  calidad  interna  nos  faculta  para  proporcionar  un sueño  continuo y reparador,  sin dolores  ni  resentimientos, ni  al  acostarnos ni al  levantarnos, con  la  temperatura  siempre óptima  de  descanso  y en  la  postura más  natural y saludable.

Más  de  dos  millones  de  euros  en  estudios  ergonómicos, más  de  10  años  de  investigación  con  el  Instituto  de  Biomecánica  de  Valencia  y  el ESCI,  y  una  pasión  sin límite  por  lograr  la  excelencia  en  el descanso, nos  permiten  aportar  la mejor  solución  ergonómica  a  las  distintas  morfologías  y circunstancias  de  cada  persona.